Cuerpo y mente

Cuidar nuestra salud mental.

¿Cuántas veces nos hemos preocupado por nuestros sentimientos, emociones, estados de ánimo, pensamientos..?

Muchas veces el ritmo de vida que llevamos es muy agotador, seguir una rutina, pagar cuentas, trabajar, estudiar, comer saludable, hacer ejercicio, salir con amigos o familiares y cumplir con las expectativas que tienen para nosotros.

Desde niños nos han enseñado que trabajar duro es la clave para superarse, estudiar para ser alguien, tener pareja para ser estable, tener hijos , ganar mucho dinero, entre otras situaciones. Pero nunca nos dijeron ¿Esto es lo que quieres? ¿Cómo te sientes con esta situación? ¿Eres feliz?. Y ahora la pregunta:

Yo me di cuenta de todo esto cuando ya no pude más, cuando me encontraba sin ganas de hacer absolutamente nada, me sentía triste sin un porqué, cuándo cambié pero ese cambio no era el que yo quería. Así decidí ir a terapia y ha sido la mejor decisión que he tomado.

Y sin duda, lo mejor que he aprendido es a no juzgar. Todos tenemos historias diferentes, nuestra educación fue diferente, nuestras opiniones y pensamientos son diferentes, todas esas circunstancias son las que hacen que una persona tome de cierta manera una decisión. Nuestra percepción de lo correcto, lo incorrecto, lo malo, lo bueno, lo adecuado o lo inadecuado siempre será diferente a las demás personas.

Es por todo lo anterior que no debemos depender de los pensamientos de otros, no debemos sujetarnos a sus criterios, creencias o expectativas. Crea tus propios objetivos, tus propios criterios, y recuerda que solo tú tienes el poder de dejar que te afecte o no la opinión de otros. Aunque también tenemos que aceptar cuando alguien quiere ayudarnos y tiene buenas intenciones. Lo importante es aprender a diferenciar.

Si no sabes por dónde comenzar siempre es bueno buscar ayuda, ir a terapia es un buen inicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *